Kanban (entrega 19)

Esta entrada se podía hacer de tres maneras, y yo he optado por la opción reflexiva. En clase hablamos del método Kanban. Este método se basa en un tablero donde se deja constancia de la gestión de las tareas. Se puede idear de manera muy básica, con acciones a hacer, haciéndose o hechas (to do – doing – done). Pero también se pueden incluir más secciones para focalizar aún más la atención sobre las tareas, como aclarar quién las ha supervisado y cuándo, entre otras.

Otra metodología de agilización de trabajo es Scrum. En este método, un líder arranca y supervisa tres fases que siguen los demás: una primera fase llamada planificación del sprint (fase de análisis de lo que hay por hacer), una segunda de reuniones de actualización (una vez iniciado el trabajo, se hacen brevísimas reuniones diarias para contarse los progresos entre todos los miembros del equipo) y una última fase de análisis retrospectivo del sprint (el líder evalúa lo completado y lo no completado durante el ciclo del sprint, y se prepara el siguiente).

Así funciona un Scrum. (Fuente)

Existe también el TDD, o desarrollo dirigido por tests en español. Este sistema nace originalmente en el campo del software y de la programación. También atraviesa tres fases: en primer lugar, se preparan los tests o pruebas. Después, se ejecuta el código (o el objeto, la tarea, o lo que sea) que pueda superar esas pruebas. Finalmente, se refactoriza el código (o, aplicado a otros campos, se modifica el resultado sin alterar su comportamiento). Suena demasiado informático, pero se le puede dar una vuelta a otros sectores.

En último lugar, me gustaría hablar del método en cascada o Waterfall. El equipo divide el proyecto en numerosas fases de trabajo, y se avanza a la siguiente fase una vez se cumple un hito. Estas fases son: Fase de requisitos, fase de diseño del sistema, fase de implementación, fase de pruebas, fase de implementación y fase de mantenimiento. Requiere una profunda planificación antes de iniciarla, pero si se completa puede ser muy efectiva.

Esquema del método Waterfall (Fuente)

Además de estas metodologías, existen muchas más. Algunas nacen en campos como el de la informática, pero son tan eficientes y eficaces que se acaban adaptando a otros sectores. Tienen sus cosas a favor y sus inconvenientes. Entre las primeras, podemos encontrar que maximizan las posibilidades de éxito de realización de tareas, que cubren prácticamente todos los aspectos de la realización y pueden adaptarse con facilidad. Por contra, requieren habitualmente de equipos grandes de trabajo y de recursos de los que a veces no se disponen (o no en abundancia). Además que el no realizar alguna parte de las fases puede resultar en un problema mayor que afecte incluso a todo el equipo.

Podría ser interesante transformar y adaptar estas metodologías a mis entornos profesionales e incluso a mis quehaceres personales, reduciendo el tamaño de las fases, por ejemplo. ¿Aplicarías alguno de estos métodos a tu empleo, lector/a?

Bibliografía utilizada:

https://asana.com/es/resources/waterfall-agile-kanban-scrum

https://www.paradigmadigital.com/dev/tdd-como-metodologia-de-diseno-de-software/

Hacking Personal Branding (entrega 18)

Hoy vamos a hablar acerca de la presentación de uno mismo en las RRSS. La imagen que me gustaría transmitir en redes sociales es de cercanía, adaptabilidad, curiosidad y profesionalidad. Seguramente, terminaré creando perfiles nuevos para distanciarlos de mis perfiles privados y poder ofrecer una imagen más cercana a la que describo para el ámbito laboral. Para mi imagen de perfil, suelo preferir usar un logo que me represente más que imágenes personales, pero tengo algunas guardadas para cuando se necesiten. Me gustan mucho los colores morado, fucsia y azul claro, y ya tengo algún logo a medio hacer con esos colores que seguramente usaré en mis redes. Así que esto será lo que aplique en cuanto a imagen.

Creo que esta mezcla de colores transmiten contemporaneidad, recordando al fulgor de los neones, también importantes en el mundo audiovisual. El fucsia, que sería el color principal, también transmite energía y sentimentalidad, según Todo sobre colores. El morado transmite cierto lujo, magia y misticismo, según la misma web. Así que encaja bastante bien con mis intenciones a transmitir en mis perfiles de las redes. 

Mi gama de colores (Fuente)

Una vez elegida mi imagen, me pondré manos a la obra: seguiré a usuarios con intereses comunes, trataré de hacer algunos contactos, compartiré mis creaciones audiovisuales… Todo aquello que me permita avanzar a nivel laboral y aumentar mi red de contactos.

Ahora solo me queda ponerme manos a la obra y decidirme a hacer perfiles con intenciones profesionales en las redes que uso. ¿Y tú, lector/a? ¿Qué sensaciones te gustaría transmitir en tus redes a nivel profesional?

Grit (entrega 16)

En la clase del otro día, hicimos un test sobre Grit, un concepto basado en el libro homónimo de Angela Duckworth. Según describe ella misma en su web (enlace), grit es “la pasión y la perserverancia para metas a largo plazo”. Hay quienes tienen de este grit para sus metas en general, otros lo tienen sólo para algunas metas y otros tantos no lo tienen para ningún tipo de meta a la larga. Hay situaciones y personas que forjan nuestros grit, aunque al final está en nuestra mano qué tratamos de hacer con él. Yo lo forjé a base de informaciones, charlas con diferentes personas y con conversaciones conmigo mismo.

Es un término fácil de entender, pero difícil de obtener y mantener si lo pensamos bien. Además, tiene una profundidad considerable, y si queréis saber más detalles de la obra de Duckworth os recomiendo mucho este podcast acerca de la misma:

Yo creo que estoy entre aquellos que tienen grit a nivel general, pero no para absolutamente todas mis metas. Sin embargo, para metas relacionadas con mi salud sí tengo grit. Estos últimos años, especialmente durante el confinamiento, decidí tomarme muy en serio mi salud física y mi salud mental. Para la primera, decidí ser más consciente de lo que comía y bebía. Aunque nunca he tenido una mala alimentación, decidí que era necesario vigilar más lo que como y en qué cantidades. Además, volví a hacer ejercicio y desde entonces no he dejado de hacerlo, y me encuentro mejor que nunca. Para la segunda, fui a un psicólogo y me ayudó a entender mejor lo que me pasaba y a lidiar con mis problemas. No habría mejorado nada sin esa ayuda profesional.

Vida sana… (Fuente)

Esto último es solo un ejemplo, pero intento perseverar mi grit con el tiempo y trato de aplicarlo en todas mis metas aunque me cueste. Me he usado a mí mismo como ejemplo, pero a veces hay que ponerse medallas, como nos dijo el profesor Jose Luis un día. Estoy orgulloso de mi grit saludable. ¿Y tú, lector/a? ¿Cómo es tu grit?

El valor de los contactos (entrega 15)

A raíz del PowerPoint en clase y de esta tarea, he aprovechado para dar un repaso a mis redes sociales profesionales e incluso a mi currículum. Sobre esto último, he de decir que mi CV tiene un diseño moderno pero ya me tocaba actualizarlo un poco. Eso sí, tras ver un recurso subido al Poliformat, me he dado cuenta que también debería hacer un CV más… audiovisual. Con un diseño y un enfoque que recuerde a este campo, ya que quedaría más atractivo y, quizás, llegue a marcar la diferencia. Lector/a, quizá es el momento de que tú también hagas algo parecido. En la siguiente lista, dejo algunas webs para hacer CVs diferentes y adaptados a cada campo:

Con el recurso que comento, también he aprendido a ver desde otro punto de vista el enfoque de la red social profesional. Ni siquiera me había planteado utilizar redes sociales con ese fin, y honestamente, tampoco estoy muy seguro de cómo me pueden ayudar. Sigo sin entender del todo la dinámica de LinkedIn, ni veo cómo me puede ayudar a encontrar mi próximo empleo, por ejemplo. Pero sí que he encontrado cierta motivación, sobre todo por el apartado de posibles contactos y por la ayuda que puedo prestar (y me pueden prestar) los amigos que también usan esas redes. 

RRSS profesionales (vía FotoNostra)

Dicho esto, voy a intentar ponerme al día con esa red y a curiosear otras. En cuanto a los contactos que ya tengo, sigo al lugar donde hice mis prácticas, a compañeros de la carrera y otras personas que tienen intereses parecidos a los míos y me han ido agregando últimamente. De paso, investigaré acerca de otras redes sociales profesionales utilizadas en España, sobre todo aquellas que ofrezcan posibilidades interesantes en el campo audiovisual. Espero fortalecer mi red de contactos con el tiempo. ¿Cómo es tu red de contactos, lector/a?

Delegando (entrega 14)

El otro día hablamos en clase del peculiar libro La semana laboral de 4 horas de Timothy Ferriss. Este empresario norteamericano cuenta que podemos establecer sistemas y tareas automáticas que pueden hacer por nosotros buena parte de nuestro trabajo, intentando derribar el mito de que trabajar muchas horas es más provechoso que trabajar pocas. Ferriss defiende que es mejor trabajar de manera eficiente que trabajar mucho, en definitiva. Debajo dejo un vídeo que resume muy bien el contenido de esta obra.

En el libro, el autor también habla del principio de pareto. Esta ley nos dice que el 80% de la producción que somos capaces de generar viene del 20% del trabajo real que realizamos. Es bastante parecida a la propuesta de Ferriss, obviamente. Según el Banco Santander, entre los beneficios de aplicar el principio de pareto se encuentran: aumento del ratio de trabajo eficiente, desarrollo del negocio, reducción del efecto burnout y del estrés, mejora en la toma de decisiones y optimización de recursos.

No hace falta hacer estudios detallados para comprobar la veracidad de esta ley y de las propuestas de Tim. En nuestros estudios o tareas del día a día, si nos fijamos a conciencia, veremos que no somos capaces de hacer perfectamente una tarea durante muchas horas. Es cierto que el sistema en que vivimos no está preparado para este tipo de concepciones. Si bien hay afortunadas y afortunados que pueden trabajar siguiendo este esquema, la mayoría de trabajadores siguen sujetos a las 8 (o más) horas de trabajo diarios. Sería interesante en mi opinión que, más allá de reducir a 4 días las jornadas semanales, se probaran nuevos horarios de empleo. O intentar aprovechar las nuevas tecnologías para agilizar tareas.

Como comentó Michael Schein en Forbes, no deberíamos creernos conceptos algo anticuados como puede ser trabajar mucho es mejor, o creer en el espíritu de familia empresarial y similares. También deberíamos tener derecho a disfrutar más tiempo de ocio o a dedicarlo a nuestros propios asuntos e intereses.

¿Qué opinas del pareto y de estas ideas, lector/a?

Bibliografía consultada:

https://www.forbes.com/sites/michaelschein/2019/01/17/tim-ferriss-is-everything-thats-wrong-with-the-modern-world-and-why-you-should-follow-his-lead/?sh=32d98ada3f3d

https://www.becas-santander.com/es/blog/ley-de-pareto.html

Liderazgo (Entrega 13)

En la correspondiente sesión, hablamos del liderazgo, vimos diferentes tipos de líderes e hicimos unos ejercicios en relación a los mismos. A veces pensamos que sólo hay líderes buenos o malos, sin pararnos a pensar en las características que tienen. Pero pudimos ver que hay un amplio espectro de patrones de conductas en diferentes líderes. Cambió un poco mi percepción al respecto de los líderes, especialmente al conocer en profundidad los ejemplos propuestos: Leónidas, Máximo Décimo Meridio, profesor Keating y unos cuantos ejemplos audiovisuales más. Muy diferentes los unos de los otros.

Respecto al apartado teórico, me resultaron interesantes los apuntes y las clasificaciones de Daniel Goleman y James C. Hunter. El primero trata de diferenciar líderes a nivel psicológico, dividiéndolos entre líderes autoritarios, timoneles, afiliativos, democráticos, coaching y visionarios. Podéis conocerlos mejor haciendo click aquí. Hunter presenta las características que él cree que debe tener un buen líder contemporáneo, y yo no podría estar más de acuerdo con lo que sugiere este autor. Estos rasgos son: paciencia, afabilidad, humildad, respeto, generosidad, indulgencia, honradez y compromiso. Creo que se defiende incorrectamente la idea del líder de mano dura, que casi siempre acaba mal en diferentes niveles. Opino que las características sugeridas por Hunter son mucho más efectivas y, por supuesto, mucho mejor aceptadas entre la gente. En esta línea, también me parece interesante la propuesta del siguiente párrafo.

El conferenciante Daniel H. Pink propone, por su parte, innovar en el liderazgo. Es la tendencia más actual y la que la gente acepta de mejor gana a día de hoy, en mi opinión. Así, Daniel habla de líderes creativos. Estos proporcionan autonomía a quienes les siguen, les anima a mejorar y les convence de querer aportar a algo más grande que cualquiera de ellas. Podéis obtener más información del propio Pink viendo la TedTalk a continuación:

Una vez comentado todo esto, os presento un micro relato que he escrito describiendo a un líder ficticio con los atributos que considero que debe tener un buen líder.

Hace mucho tiempo, en una tierra llena de bosques y cascadas, había una tribu pequeña cuyos integrantes intercambiaban recursos y se vigilaban mutuamente las propiedades (las casas, el ganado, los huertos…). Su subsistencia se basaba en ese sistema de tú a tú. Pero siempre había alguien que se quedaba más atrás, por enfermedades, pérdidas o roturas de objetos y otras desgracias. Un día, un joven se dio cuenta de todos estos males que afectaban a la humilde tribu, pero no sabía muy bien cómo afrontarlos. Así que decidió embarcarse en un viaje de reflexión, esperando poder encontrar una manera de lidiar con su situación.

Se dirigió hacia el sur, y tras recorrer un profundo valle, divisó una cortina de humo. Al acercarse, descubrió un poblado mucho más grande que el suyo y una muchacha salió a su paso, invitándole a entrar al poblado. Tras darle un poco de agua, ella le llevó ante su padre, quien le explicó que era el líder de la tribu. El joven no entendió muy bien el concepto, y este le explicó como pudo lo que era un líder, asemejándolo a la figura de un padre o madre de una familia. Como se estaba haciendo de noche, el joven fue invitado a pasar la noche en el poblado. Así que aprovechó para ver las tareas del líder de la tribu, y el joven entendió un poco mejor el significado de líder. Vio su compasión ante una mujer lesionada de una mano, vio su justicia al conseguir que una disputa por unas gallinas llegara a un acuerdo, vio como transmitía ánimos y confianza a un anciano que se sentía inútil…

Cuando se iba a dormir, escuchó al líder salir de su casa, y vio como unas personas le daban unas herramientas pidiéndole a cambio que les diera la razón en una discusión por unas tierras al día siguiente. También vio cómo les gritó diciéndoles que no podían decirle a nadie el tipo de acuerdo que habían conseguido o él mismo envenenaría el agua de sus animales. El joven, oculto mientras se marchaban del lugar los demás, aprendió en ese instante qué cosas no debería hacer un buen líder bajo su punto de vista. 

A la mañana siguiente, agradeció la hospitalidad y volvió a su poblado con las ideas claras. Había aprendido que su tribu necesitaba un líder. Una persona justa, honrada, sin intereses personales ni crueldad, comprometida, motivadora, dispuesta a escuchar e innovadora. Sabía que podía ser el líder correcto al poseer todas esas características y propondría a la tribu ejercer ese papel si todos estaban de acuerdo. 

Las inteligencias múltiples (Entrega 12)

Para este tema, hicimos en el aula un test de inteligencias múltiples, para así conocer cuáles son nuestras principales inteligencias. Podéis hacer el test haciendo clic aquí. Voy a dejar una captura con mis resultados, y los comentaré justo a continuación.

Mis resultados del test en PsicoActiva.

Me ha sorprendido bastante algún resultado. Matemática está justo donde imaginaba, pero no esperaba Naturalista como inteligencia ganadora. También pensaba que Interpersonal estaría un poco más arriba. En pocas palabras, creo que el test ha acertado en algunas cosas y en otras no tanto. Creo que en parte se debe a que eran respuestas cerradas, de sí o no. En algunas preguntas, la respuesta correcta en mi caso no era ni una ni otra, sino un «depende», un «más o menos», un «a veces»… creo que para las características de esta prueba, no se debería haber limitado tanto el apartado de respuestas.

En Lingüística pude demostrar que está entre mis principales inteligencias cuando un compañero en un blog no sabía qué palabras escoger ni cómo ampliar una sección de uno de sus artículos. Le pude echar un cable, sugiriéndole maneras de expresarse y de completar el apartado, y entre los dos resolvimos la situación.

Precisamente para mi inteligencia más destacada según el test, Naturalista, no encuentro ningún ejemplo a nivel profesional que tenga que ver con ello… Más allá de intentar no dar espacio a las criptomonedas /NFTs en mis publicaciones, debido a su grave impacto en el medioambiente, según Brightly y otros medios.

Estas inteligencias, como hemos visto, pueden decirnos cosas de nuestras aptitudes a la hora de desempeñar un trabajo. En mi caso, podría aprovechar mi naturalismo, mi intrapersonalidad y mi lingüística para situaciones laborales que así lo requieran. Gracias a ellas, podría trabajar en mejorar aspectos relacionados con esos campos tanto para mí como para la empresa en la que trabaje. Y lo mismo en tu caso, lector/a. Aunque creas que tus principales inteligencias no aportarían mucho ni a la empresa ni a ti, si sabes darle el enfoque correspondiente, en realidad pueden ser cartas a tu favor.

Esquema visual de las inteligencias múltiples (ver fuente en Imgur)

En último lugar, considero idóneo cerrar esta entrada con una breve definición personal basada en los resultados de mi test. Como ya he dicho en otras ocasiones, me cuesta mucho definir quién y cómo soy. Sé que es posible que algunas de estas inteligencias vayan cambiando con el tiempo, pero esto no me asusta ni me preocupa. Así que soy una persona algo reservada pero siempre dispuesta a ayudar y que funciona bien equipa. No me gusta nada lo matemático y las manualidades, pero sí se me dan bien las humanidades y tengo buen sentido de la orientación. Disfruto de la música y del deporte aunque no tenga demasiadas buenas dotes, sobre todo en la primera. Y me preocupa e interesa a la vez la naturaleza.

¿Qué inteligencias múltiples dominas, lector/a? ¿Cómo te ayudan a definirte?

Las 48 leyes del poder (Entrega 11)

Me resultó muy peculiar el tema de esta clase. Hablamos del libro Las 48 leyes del poder, del autor estadounidense Robert Greene. En la obra, Greene da 48 lecciones a los lectores acerca de cómo conseguir y mantener poder social, tomando como referencia grandes figuras históricas, que van desde Napoleón, pasando por Mao Zedong hasta Al Capone. Se tratan de consejos astutos, concienzudos y agresivos, capaces de cualquier cosa con tal de conseguir darle poder a quien los ponga en práctica.

Estatua de Sun Tzu en Japón (Fuente: Wikipedia)

De igual manera, se puede comparar con otros libros, entre ellos El arte de la guerra de Sun Tzu. Este otro libro de unos 1500 años se lleva utilizando desde hace décadas más allá del campo militar, para el que se hizo en un primer momento, para llevarlo al campo del liderazgo y de la gestión de empresas y negocios e incluso en otros campos. Con una estructura muy marcada y con una cantidad de páginas limitada, Sun Tzu plantea en su obra numerosas estrategias para ganar una guerra antes, durante y después del combate. Describe estas estratagemas de tal manera, que muchos han sido capaces de extrapolarlas a sus campos de interés, lejos del campo de batalla, otorgándoles un nuevo sentido. Yo lo leí porque lo recomendaron en la carrera, y me resultó interesante y extrañamente familiar. Sin duda, pude darme cuenta enseguida que había dado varias de las planificaciones de Tzu adaptadas al ámbito de las empresas audiovisuales.

Pero volviendo al libro de Greene, los alumnos hicimos en el aula unas exposiciones sobre algunas leyes de la obra. Mi compañera Markéta y yo realizamos nuestra presentación acerca de la ley número 12, que dice así:

«Para desarmar a su víctima, utilice la franqueza y la generosidad en forma selectiva».

Ley 12, Robert Greene

En palabras de Greene, la ley tiene este significado: «Un gesto sincero y honesto compensará docenas de actitudes dictadas por la hipocresía y la falsedad. El gesto de franca y honesta generosidad hace bajar la guardia aun al individuo más desconfiado. Una vez que su sinceridad selectiva haya abierto una brecha en la armadura del otro, podrá manipularlo y embaucarlo a su antojo. Un obsequio oportuno —especie de caballo de Troya— podrá cumplir el mismo objetivo». Es decir, que debemos ser honestos de manera inteligente y selectiva. Ganarnos la confianza de las personas para después conseguir salirnos con nuestro objetivo. El autor también menciona que si nuestro plan consiste en ser deshonestos, hay que serlo la mayor parte del tiempo, ya que es lo que los demás esperarán de nosotros. Tendremos que saber cuándo decir la verdad sin que lo sepan, y esta puede ser un as bajo nuestra manga de gran poder.

Liderazgo (Fuente: Lab Manager)

En mi opinión, la mayoría de las leyes sugeridas por el autor estadounidense son bastante agresivas, y alguna resulta incluso contraproducente. Sin embargo, hay dos leyes que sí considero a seguir y no sólo en el aspecto del poder. Estas son la 9 (Gane a través de sus acciones, nunca por medio de argumentos) y la 18 (No construya fortalezas para protegerse: el aislamiento es peligroso). Poco sirven las palabras sin los hechos y de nada sirve aislarse en casi todas las situaciones de nuestras vidas.

Para terminar esta entrada, me gustaría contar que conocí a alguien que aplicaba a diario la regla 32: «Juegue con las fantasías de la gente«. Esta persona en cuestión siempre intentaba contentar a todo el mundo y jugar con las fantasías de los demás, asegurando que sucederían cosas bastante improbables. Decía a un par de amigos muy aficionados al cine que él sabía de primera mano que se iba a hacer «x» película con «x» actores aunque pareciera imposible, a otro colega, que tenía el contacto de su streamer favorito y que seguro que conseguiría que le invitase a un directo… Siempre cosas así. Al final se quedó un poco solo, pero aún había quien le creía o quería creerle. ¿Y tú, lector/a, conoces a alguien que cumpla esta u otra ley a rajatabla?

Fuentes utilizadas:

https://www.elmayorportaldegerencia.com/Libros/Mercadeo/%5BPD%5D%20Libros%20-%2048%20leyes%20del%20Poder.pdf

https://web.archive.org/web/20111011212135/http://findarticles.com/p/articles/mi_m0PBZ/is_3_83/ai_109268913/?tag=untagged

Gente tóxica (Entrega 10)

En clase, cuando dimos este tema, hablamos acerca de qué es exactamente la gente tóxica y qué tipo de tóxicos existen. Empezamos comentando libros como Gente tóxica, de Bernardo Stamateas; Toxic People, de Lillian Glass, y Los malos del cuento, de Espido Freire. Estas obras contienen diferentes perfiles en los que se pueden clasificar los perfiles de las personas tóxicas, y dan consejos para lidiar con ellos cuando es cruzamos nuestros caminos con alguna/s de ella/s.

Estos perfiles comprenden el narcisismo (o egoísmo), la envidia, la manipulación, el orgullo, la psicopatía, la desclasificación, la falsedad, la agresividad, el autoritarismo y el chismorreo, entre otros. Los comentan con un poco más de profundidad en este blog. ¿Te suena alguno, lector/a?

La obra explica cómo podemos identificar los principales rasgos de estos perfiles. Parte de las características son fácilmente identificables. Otras no tanto… Por eso debemos prestar atención para saber identificar y reaccionar ante actitudes tóxicas.

Descubre aún más sobre estos roles según Bernardo Stamateas en el vídeo a continuación:

Ahora que sabemos mejor los posibles tipos de tóxicos y tóxicas que existen, es un buen momento para reflexionar acerca de los posibles riesgos que podemos enfrentar al cruzarnos con ellos y ellas. Si nos paramos a pensarlo, los riesgos pueden ir desde el estrés, ambiente de trabajo negativo y molesto, no tener el ritmo de trabajo esperado, no cumplir con horarios y/o entregas… Hasta riesgos más mayores como el daño físico o psicológico, pérdida de puesto de trabajo y/o de relaciones del tipo que sean o indicios a las autolesiones e incluso el suicido.

A modo de conclusión, se puede afirmar que es inevitable cruzarnos con uno o varios rasgos tóxicos que nos pongan las cosas difíciles. Pueden poner en riesgo numerosos aspectos de nuestra vida. Pero hemos de saber lidiar con ellos e intentar salir lo mejor parados posible. Incluso no nos vendría mal revisar nuestros propios comportamientos para ver si tenemos ciertas tendencias relacionadas con alguno de estos roles tóxicos. ¿Cómo afrontarías a alguien tóxico, lector/a? ¿Y cómo afrontarías tus rasgos tóxicos?

 El Manifiesto personal (entrega 5)

El otro día en clase conocimos el manifiesto de nuestros profesores. Descubrimos, entre otras cosas, que sin café no son nadie. Desde luego, lo tenían todo claro. En mi caso, cuando pidieron que cada uno hiciéramos nuestro manifiesto, me quedé bastante en blanco. Es difícil reunir en un papel, en apenas un rato, lo principal que te define.

A continuación, adjunto mi manifiesto tal y como lo hice en ese ratito. Más abajo lo comentaré un poco. Sí, sé que no tengo muy buena letra… Pertenezco a la tribu de la gente con mala letra.

Manifiesto de elaboración propia.

Como decía más arriba, fue difícil juntarlo todo en una media hora. En general, me cuesta definirme. Me cuesta porque no me gusta definirme. Tengo mis preferencias y prioridades, pero no me gusta que estas opaquen todo lo demás. Por eso siento que, aunque hubiera escrito un manifiesto mucho más largo, no estaría del todo a gusto con el resultado final. Pensándolo bien, quizá esas ganas de no definirse forman parte del manifiesto, paradójicamente.

He puesto aficiones junto con valores / virtudes que son importantes para mí, como por ejemplo el baloncesto, los cómics o la reciprocidad. No es fácil ajustarse a ellos todo el tiempo, al igual que no está bien pedir a los demás que tengan esos valores todo el tiempo. La vida nos pone a prueba continuamente, nos cambia, nos da sorpresas (bien o mal recibidas). Pero, sin duda, es algo que quiero para mí y para los que me rodean. Mi interés por seguir descubriendo cosas y cambiando las cosas que voy queriendo cambiar de mí forman parte de mi manifiesto, y espero que siga siendo así, porque odiaría estancarme.

¿Serías capaz de hacer en un rato un manifiesto, lector/a? ¿Qué pondrías en él?